Paro médico afectó a miles de pacientes en la región Norte

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • Linkedin
  • Tumblr

1131SANTIAGO.-El paro que por 24 horas que convocó el Colegio Médico Dominicano en los 37 hospitales de la región Norte fue acatado por los galenos afectando a miles de pacientes que tenían citas previas.

A la jornada se sumaron las enfermeras y bioanalistas, quienes demandan aumento salarial, pensión digna y asignar el cinco por ciento del presupuesto al sector salud.

En Santiago fueron suspendidos los servicios de los hospitales José María Cabral y Báez, el Rafael Estrella Ureña, del Instituto Dominicano del Seguro Social, así como los periféricos.

También se sumaron los centros de salud de la línea noroeste, quienes, incluidos los de Mao, provincia Valverde quienes desde el pasado año se mantienen en paro por las condiciones de deterioro del hospital de esa comunidad.

Miles de pacientes se vieron afectados, debido a que solo las emergencias eran atendidas.

Naoky Rodríguez, presidente del Colegio Médico en Santiago dijo que con la suspensión de las labores busca  llamar atención por la precariedad en que se encuentran la mayoría de los hospitales, además de pensión digna.

“Vemos que los hospitales fueron intervenidos sin un plan de opción y mucho menos podemos seguir con esos salario de miseria”, dijo Rodríguez.

En tanto que Wilson Roa, vice presidente a nivel nacional del Colegio Médico lamentó que la mayoría de centros de salud que fueron destruidos para dar paso a una nueva construcción, la mayoría fueron dejados en condiciones deplorables.

Dijo que de los 52 hospitales intervenidos pero el Estado no tiene la salud como prioridad.

“El Zika debe preocupar a todos.  Dijo al país lo mantuvieron hablándole mentira. Por esos reclamamos el cinco por ciento sector salud es garantía de mejorar condiciones”, dijo Roa.

Ayer, la Asociación de Desarrollo y el Consejo Estratégico de Santiago de Santiago, rechazaron el llamado a huelga en los hospitales públicos hecho por el Colegio Médico Dominicano (CMD), por considerarlo inoportuno en momento de la emergencia sanitaria nacional que vive el país como consecuencia de la entrada del Zika-virus.

Carlos Fondeur y Saúl Abreu consideraron que la actitud asumida por los médicos no se corresponde con el momento que vive la nación, cuando distintos sectores han sido convocados para enfrentar la enfermedad que amenaza seriamente al país.

Abreu planteó además, la integración de los sectores públicos y privados en dichas labores de prevención, aportando recursos económicos y personal.

Fuente: City Santiago

Leave a Reply

Your email address will not be published.
Required fields are marked *